Uniuso
Residuos sanitarios, clasificación y reciclaje

Residuos sanitarios: clasificación y reciclaje

La gestión de residuos sanitarios se ha convertido en uno de los temas más relevantes en cuanto a cuidado medioambiental. Hoy en día, es fundamental conocer cuál es la clasificación de cada residuo sanitario para poder realizar una gestión óptima del mismo, minimizando el riesgo medioambiental y garantizando una seguridad óptima para la salud humana. 

Clasificación y reciclaje de los residuos sanitarios

A la hora de gestionar diferentes residuos sanitarios, es importante conocer su clasificación y posible proceso de reciclado para conseguir un menor impacto medioambiental y garantizar la salud de todas las personas implicados en su tratamiento y proceso. 

¿Qué son los residuos sanitarios?

Los residuos sanitarios u hospitalarios son aquellos que se generan en el desarrollo de las actividades sanitarias. Por ello, todos los residuos generados en un centro sanitario o veterinario son considerados residuos sanitarios independientemente de su estado o de si se trata del contenido o del envase que lo protege. 

Además, hay que tener en cuenta que gran parte de ellos pueden ser potencialmente peligrosos al haber estado en contacto o haber sido contaminados por otras sustancias o líquidos biológicos. Los residuos sanitarios, por lo tanto, generalmente proceden de:

  • Hospitales
  • Laboratorios de investigación médica
  • Consultas de profesionales independientes
  • Centros de asistencia social
  • Centros y servicios veterinarios asistenciales
  • Centros de salud
  • Centros de planificación
  • Clínicas y sanatorios de medicina humana
  • Cualquier otra que tenga relación con la salud humana
  • Centros de atención primaria

Clasificación de residuos sanitarios

La regulación actual en materia de residuos sanitarios es competencia de cada comunidad autónoma, por lo que la clasificación y gestión de dichos residuos se basa según la normativa de cada comunidad, no a nivel estatal. 

Esta situación hace que incluso hoy en día haya cierta diferencia o disparidad en la clasificación de los residuos sanitarios y, por lo tanto, también en las pautas a seguir para su correcta gestión. Sin embargo, de manera general, existe una clasificación general que corresponde a:

  • Grupo I: en este grupo se engloban a diferentes residuos no específicamente relacionados con la actividad sanitaria. Son recogidos normalmente en bolsas de color negro y depositadas en contenedores de residuos urbanos ya que suelen contener envases, residuos de oficina, cartón, papel…
  • Grupo II: corresponde a los residuos originados por la actividad hospitalaria pero que no son peligrosos. Sin embargo, debido a sus características deben ser tratados de manera especial y recogidos en bolsas verdes. Los pañales y los restos de curas suelen ser dos de los residuos más comunes de este grupo. 
  • Grupo III: corresponden a los residuos sanitarios especiales, es decir, a aquellos residuos que han sido producidos como resultado de la actividad clínica. Por ello, deben seguirse algunas medidas de prevención en la gestión ya que pueden suponer un riesgo para la salud laboral y pública. Al poder ser materiales infecciosos, anatómicos o material punzante y cortante, su recogida se realiza a través de un gestor autorizado, en bolsas de color rojo y en contenedores herméticamente cerrados. Posteriormente deben ser trasladados para su tratamiento fuera de la comunidad autónoma.
  • Grupo IV: este grupo de residuos está formado por aquellos que son considerados como peligrosos aunque no sean propios de la actividad sanitaria en sí. El aceite usado o los residuos radioactivos son dos de los ejemplos más claros. 

Características de los envases de recogida de residuos sanitarios

Los envases de los residuos sanitarios también deben ser tenidos en cuenta a la hora de ser desechados y eliminados. De manera general, aquellos envases correspondientes a residuos urbanos, pueden también ser desechados en bolsas. Sin embargo, aquellos envases pertenecientes a residuos que sean de carácter peligroso o específico, deben ser desechados en bolsas especiales y en contenedores rígidos específicos. 

Además, las bolsas específicas para eliminar los residuos y envases de los residuos sanitarios deben ser:

  • Impermeables
  • Opacos
  • Resistentes a la humedad
  • Asepsia total
  • Sin elementos sólidos, punzantes y cortantes en el exterior
  • Resistentes a la rotura
  • De un solo uso
  • Identificados de acuerdo con el tipo de residuo que contiene
  • Fabricados con materiales homologados

Sin embargo, teniendo en cuenta las características generales mencionadas, han de ser tenidas en cuenta las legislaciones autonómicas concretas de cada lugar.  

¿Qué residuos sanitarios pueden reciclarse?

El reciclaje también debe ser tenido en cuenta cuando hablamos de residuos sanitarios como las mascarillas desechables. Sin embargo, es necesario evaluar la normativa autonómica de cada lugar y el tipo de residuo a tratar. De este modo, a la hora de reciclar, aquellos residuos considerados como domésticos no reciben el mismo tratamiento que los procedentes de centros sanitarios. 

Además, hay que tener en cuenta que cuando se habla de gestión de residuos sanitarios hay que tener en cuenta no solo su proceso de transporte, también su procedencia, estado, recogida, tratamiento y posterior destrucción. De este modo, se conseguirán reducir los efectos nocivos y aumentar el impacto positivo en el entorno. Por otro lado, es necesario conocer que cada residuo sanitario debe ser eliminado y tratado de una manera específica, teniendo en cuenta la clasificación en la que se agrupan los residuos sanitarios. Hoy en día, los residuos sanitarios que pueden ofrecer cierto reciclaje son:

  • Residuos urbanos generados en el ámbito sanitario: deben ser separados del material para un correcto reciclaje. 
  • Residuos radiactivos: el reciclaje de este tipo de residuo necesita de acciones específicas llevadas a cabo por empresas especializadas. 
  • Residuos químicos: deben ser tratados siguiendo unas exigentes pautas y controles de seguridad para llevar a cabo un correcto reciclaje sanitario
  • Residuos farmacéuticos: son aquellos que corresponden a fármacos o productos cuya fecha de caducidad expiró. Es importante desecharlos a un punto limpio correcto ya que deben ser desechados junto a los residuos citotóxicos.

Añadir un comentario