Uniuso
limpieza y desinfeccion industria alimentaria

La limpieza y desinfección en la industria alimentaria

La industria alimentaria debe cumplir unas necesidades y exigencias de higiene mayores a las de otros sectores, ya que tanto la limpieza como la desinfección son dos procesos indispensables a la hora de garantizar la máxima seguridad alimentaria. 

De este modo, cuando se trata de la industria alimentaria, es obligatorio seguir los requisitos básicos de limpieza y desinfección para garantizar la seguridad de los entornos e instalaciones y conseguir así un producto final higiénico y libre de microorganismos nocivos. 

Desde IBP Uniuso te contamos a continuación cómo garantizar una excelente higiene y seguridad en la industria alimentaria mediante la limpieza y la desinfección.

La importancia de la limpieza y desinfección en la industria alimentaria

Además de garantizar higiene y seguridad en todos y cada uno de los procesos que conforman la industria alimentaria, la desinfección y los procesos de limpieza son indispensables para evitar otras muchas situaciones como es la contaminación cruzada. Sin duda, la contaminación cruzada es uno de los grandes riesgos de industrias y sectores que trabajan con la manipulación de alimentos. 

A través de exhaustivos procesos de limpieza es posible reducir considerablemente el número de residuos que ciertos alimentos pueden generar en otros. Así, de esta manera tan sencilla, es posible desinfectar correctamente la zona de trabajo y evitar cualquier posible riesgo de contaminación cruzada. 

Además, hay que tener en cuenta que mediante la limpieza y desinfección es posible reducir la probabilidad de accidentes laborales y garantizar un entorno de trabajo seguro. Resultan ser dos factores clave para prevenir plagas, mantener los espacios limpios y garantizar la seguridad en cada producto elaborado o manipulado.

¿Cuáles son los métodos de limpieza y desinfección?

En primer lugar, es necesario tener en cuenta que limpieza y desinfección no es lo mismo: se trata de dos procesos completamente diferentes. De hecho, se realizan por separado y en momentos distintos. Así, mientras que durante el proceso de limpieza se elimina la suciedad y posible materia orgánica en la superficie, la desinfección acaba con gran parte de los microorganismos presentes para lograr la inocuidad de los alimentos.

De este modo, la seguridad de los alimentos y de los entornos de trabajo es mucho mayor tras un exhaustivo proceso de limpieza y desinfección. Algunos de los procedimientos y métodos de limpieza y desinfección más exitosos son:

  1. Comenzar el proceso con la aplicación de agua a presión para eliminar las partículas de suciedad más grandes. Al tratarse de una limpieza basada en el uso del agua, no se debe complementar con limpieza en seco ni se debe barrer. 
  2. Después es el momento de aplicar detergentes para poder eliminar la suciedad incrustada y disolver cualquier partícula de grasa. En caso de presentar una suciedad mayor, es necesario ayudarse de materiales o utensilios como cepillos o esponjas. 
  3. Continuamos enjuagando la superficie con abundante agua a presión.  (a poder ser a temperatura en torno a los 45ºC).
  4. Una vez aclarada la superficie, es momento de desinfectarla. Para ello es necesario utilizar productos especialmente diseñados para desinfectar utensilios y estancias de la industria alimentaria. El producto debe ser bien rociado o pulverizado. La desinfección se hará por inmersión en el caso de elementos de pequeño tamaño. 
  5. Una vez el producto desinfectante haya actuado durante el tiempo recomendado, se debe enjuagar todos los elementos o superficies tratadas para eliminar cualquier resto de producto químico. 

Añadir un comentario